¿Cómo es la gastronomía de Huesca?

Si te encanta los deportes de invierno, como el esquí pero no sabes dónde practicar este deporte, te aconsejamos Cerler que es una de las mejores estaciones de esquí de España y se encuentra en el Pirineo Aragonés.

La estación tiene snowpark y un circuito para motos de nieve. Si quieres disfrutar de esta estación puedes instalarte en una casa rural en el Pirineo Aragonés.

Los profesionales del Balcón del Pirineo explican que puedes apostar por un apartamento rural con jacuzzi en la habitación. Te encantará la típica aldea pirenaica a un paso del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

«Huesca es una de las provincias que ofrece a los viajeros un amplio y variado abanico de posibilidades, todas ellas ligadas al entorno natural y acordes a una forma de convivir con el medioambiente de forma sostenible. Es por eso que quienes visiten la provincia pueden hacer ascenso de picos y escalada, paracaidismo, BTT y cicloturismo, descenso de barrancos, espeleología, parapente, pesca o ‘rafting’, entre otras muchas cosas, además de aderezar sus visitas con una cultura arquitectónica e histórica y una gastronomía basada en productos autóctonos y de cercanía», informa El Confidencial.

En este sitio puedes disfrutar de los platos típicos de Huesca. ¡Toma nota!

Bacalao al ajoarriero

El bacalao era el único pescado consumido en el interior de España, ya que se podía conservar durante varios años.

En Huesca puedes probar el bacalao al ajoarriero. Los ingredientes que se necesitan para elaborar este plato son: ajos, cebolla, bacalao, aceite de oliva y huevos.

El vino del Somontano

Es un vino de gran calidad y producido cerca a los Pirineos. Es idóneo para maridar la mayoría de los platos de Huesca. Opta por los elaborados en bodegas como Enate, Viñas del Vero, Sommos o Alodia.

Ternasco de Aragón

El ternasco es un cordero de pocas semanas, que no supera los 12,5 kilogramos de peso y destaca por su jugosidad. Se prepara al horno de leña con unas patatas y un poco de vino. ¡Aunque también se añade en guisos como la caldereta!

Las chiretas

Se trata de un embutido realizado con diferentes vísceras y despieces del cordero, arroz cocido, panceta, tocino, jamón y especias.
Todos estos ingredientes se mezclan y se envuelven en un intestino de cordero.

Es importante dejar el embutido al aire durante varias semanas. Tiene un sabor suave y suele servirse en rodajas, previamente fritas en aceite y rebozadas en harina y huevo.

Farinetas de Aragón

Se cocina la harina y se adereza con carnes, chacinas, ajo, etc. Es un plato de la cocina pobre, pero puedes encontrarlo en muchos restaurantes de Huesca, sobre todo en invierno.

Trenza de Huesca

La trenza de Huesca también es conocida como trenza de Almudévar. Es un bollo hecho al horno y de gran tamaño, es decir, en torno a medio kilogramo.

En la masa se mezclan frutos secos y pasas. Este dulce no puede faltar en meriendas y cumpleaños.

Empanadicos de calabaza

Estos dulces se elaboran con una masa de empanada rellena de confituras y otros ingredientes. Son típicos de Navidad, sobre todo los de calabaza y pasas.

Migas a la pastora

Este plato se elabora con pan desmigado, ajos y embutidos. Por encima se añade un huevo frito.

Crespillos de borraja

Para elaborar los crespillos se utilizan las partes más verdes de la borraja. Después, esas hojas se mezclan con una masa de harina, huevo, azúcar y leche.

Por último, se fríen en abundante aceite de oliva virgen extra. Un dato muy curioso es que se pueden acompañar con helado, nata y miel.

Coc de Fraga

El ingrediente que no puede faltar en este dulce es el membrillo fresco, cortado en finas láminas, que se mezcla con una masa a base de harina, aceite de oliva virgen extra, azúcar, sal y levadura.

Se integran todos los ingredientes y la masa se vierte en un molde para hornearla. ¡Se suele decorar con frutos secos!

Glorias de Huesca

Son unas rosquillas de hojaldre bañadas en una salsa a base de yema de huevo y azúcar.

Recao de Binéfar

Es un guiso a base de alubias blancas, aderezadas con aceite, pimentón, cebolla picada, pimienta y ajo. Al final de la cocción, se añaden trozos de patata.

Castañas de mazapán

«Posiblemente sea el dulce más antiguo y típico de la ciudad de Huesca. Este tipo de castañas comenzaron a fabricarse en torno al año 1.800. Están compuestas de mazapán puro

(almendra y azúcar) que se moldea y se da forma de dicho fruto. El punto especial es que se bañan casi totalmente en caramelo al punto y color (rojo) adecuados», explica el diario 20Minutos.

Comparte este artículo
Últimas publicaciones

Escalada, lo mejor para mantenerte en forma

Cada vez son más los que buscan unas vacaciones originales. Aunque muchos siguen disfrutando de un SPA o de un…

Lo que no te puedes perder si visitas la Sierra de Francia

Hace unos años, por supuesto antes de la pandemia, decidí hacer una visita a la Sierra de Francia, en Salamanca.…

Lo que no puedes perderte en Collado Villalba

En una era donde la tecnología ha tejido una red que nos mantiene conectados virtualmente pero nos distancia emocionalmente de…